Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 noviembre 2012

Satélites Remolcadores

Satélites remolcadores para aumentar la vida útil de otros satélites

  • El combustible limita la misión de la mayoría de los satélites artificiales
  • ViviSat diseña unos satélites que se acoplarían a otros con motores
  • La combinación de ambos podría añadir hasta diez años al satélite principal

Gracias a los avances en la tecnología utilizada para construir satélites artificiales producidos en los últimos años cada vez es más habitual que la vida útil de estos termine cuando se quedan sin combustibleen lugar de por el fallo de ninguno de los sistemas de a bordo.

Esto obliga a sus propietarios a enviarlos a una órbita de aparcamiento o a destruirlos dejándolos caer en la atmósfera antes de quedarse definitivamente sin combustible para que no se conviertan en una pieza más de basura espacial que podría poner en peligro otros satélites o incluso naves tripuladas.

Pero ViviSat, una empresa formada al 50 % por U. S. Space y ATK, la misma empresa que fabricaba los propulsores de combustible sólido de los transbordadores espaciales, cree que hay otra solución.

Esta consiste en el uso de unos satélites especializados bautizados como Mission Extension Vehicle (Vehículos de Extensión de la Misión), que se encargarían de proporcionarle un sistema nuevo de propulsión a aquellos satélites que se queden sin combustible pero que sigan funcionando correctamente.

Para ello los MEV estarán dotados de un mecanismo capaz de agarrarse al satélite objetivo y de unos sensores de proximidad que le permiten llevar a cabo la maniobra con la suficiente delicadeza.

Así, una vez acoplados los dos vehículos, los motores del MEV se encargarían de seguir manteniendo la órbita y posición del satélite sin combustible, extendiendo su vida útil entre tres y cinco años más, aunque dependiendo del uso que se haga del combustible podrían llegar a ser diez años.

Aunque hay otros proyectos similares en desarrollo la propuesta de ViviSat tiene una importante diferencia, que es la de que no intenta para nada transferir combustible al satélite objetivo, algo para lo que no están diseñados, con lo que la misión se antoja en principio más fácil.

Opciones flexibles

El diseño del sistema de acoplamiento, además, les permite engancharse y desengancharse de los satélites objetivo, con lo que existe la posibilidad de realizar distintos tipos de misiones aparte de la de dotar de motores a un satélite que se haya quedado sin ellos.

Un MEV podría ser utilizado, por ejemplo, para colocar otro satélite en su órbita correcta tras un lanzamiento fallido, para que luego fueran ya los motores de este los que lo mantuvieran en su sitio y que el MEV se marchar a atender otros satélites. De un modo similar, podría ser utilizado para cambiar la órbita de otro satélite cuyos propios motores no le permitieran hacerlo o bien para no gastar el combustible de este.

Y también podría ser utilizado para pescar satélites que se hayan quedado sin combustible o cuyos sistemas de a bordo hayan fallado para colocarlos en una órbita de aparcamiento o para darles un empujón hacia la atmósfera y que se destruyan en la reentrada.

ViviSat calcula que el diseño de su sistema de atraque, que está siendo terminado de probar en sus instalaciones, le permitirá a los MEV poder acoplarse a aproximadamente el 90 % de los satélites geoestacionarios que hay en la actualidad en órbita. La idea es, desde luego, intrigante. Ahora sólo les falta convencer a sus primeros clientes.

Read Full Post »

Así está distribuido nuestro mundo…

7.000 millones de personas en el mundo (3 veces más que hace 20 años)

– Las ciudades ocupan sólo el 1,5% de la superficie de la tierra y sin embargo en ellas vive el 50% de la población (y se espera que en 2050 se llegue al 70%)

Consumiendo el  2/3 de la energía total producida en la tierra y generando el 80% de las emisiones de CO2

El mundo requiere de ciudades inteligentes que permitan la convivencia social y la vez sostenible en dichos entornos. De otra forma estaremos creando ciudades enfermas, inhabitables y socialmente excluyentes en términos de lo que se ha llamado la sociedad del bienestar.

El concepto de Smart Grid surge como un requerimiento natural de nuestras ciudades de evolucionar tecnologicamente sobre el mismo concepto que ha evolucionado Internet y las tecnologías de la información. Las Smart Cities tienen como objetivo acercar a los ciudadanos los servicios desarrollados en la ciudad y hacerlos partícipes de su desarrollo.

Una SmartCity no es sólo un mundo de sensores de temperatura, agentes alergénicos, tráfico, etc. Es también una ciudad en la que se facilita el acceso a los servicios de transporte público, se promueve el transporte ecológico (coche eléctrico, bicicletas,..), se gestionan los servicios públicos de forma más eficiente (sanidad, agua, basuras, servicios administrativos, etc.).

Todo ello, aplicando las nuevas tecnologías al servicio del ciudadano…

Read Full Post »

El consumo fantasma en España “roba” cada año entre el 7% y el 11% de la electricidad en los hogares

El consumo fantasma de los aparatos eléctricos -el que se produce cuando están aparentemente apagados pero conectados a la red eléctrica- “roba” anualmente entre el 7% y el 11% de la electricidad de los hogares.

Ese porcentaje del gasto eléctrico que absorben los pequeños electrodomésticos cuando se quedan en posición de reposo (“standby”) es por ejemplo superior al consumo de la refrigeración y equiparable al gasto energético de la lavadora.

Son, sobre todo, los aparatos que en el sector se conoce como “gama marrón”, las televisiones, los equipos de música, los dvd o los videojuegos, aunque algunos de la gama “blanca” como lavadoras o lavavajillas también incorporan esos pequeños pilotos que permanecen encendidos aunque el aparato haya dejado de funcionar.

A esos dos grupos se han sumado los teléfonos móviles que la mayoría de los ciudadanos dejan cargando durante toda la noche, lo que supone que estén enchufados muchas más horas de las que necesitan para completar su carga.

El portavoz de la FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, ha subrayado la importancia de ese consumo fantasma en los hogares y su repercusión en la factura, y ha destacado la trascendencia y el ahorro que suponen los pequeños gestos como apagar por completo esos pequeños electrodomésticos.

Sánchez se ha referido además a la subida del precio de la electricidad y a la necesidad que van a tener miles de hogares españoles de ajustar sus consumos para conseguir un ahorro significativo.

Ante la subida de las temperaturas y del inicio -oficial- del verano, algunas organizaciones han apuntado cómo algunos de esos pequeños gestos pueden contribuir a ahorrar energía, y entre ellos han apuntado una cifra: por cada grado de temperatura menos que se le pide al aparato de aire acondicionado el sobrecoste de la electricidad aumenta un 7 por ciento.

Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), los hogares españoles consumen una media de 10.500 kilovatios cada año, y los menos intensivos en ese gasto energético con los bloques de pisos localizados en el área mediterránea.

En el lado opuesto, como más “gastones”, figuran las viviendas unifamiliares ubicadas en el interior peninsular, según la misma fuente, que ha precisado que de media las casas unifamiliares consumen dos veces más que los pisos.

De acuerdo a los datos del IDAE la práctica totalidad de los hogares españoles dispone de algún sistema de calefacción, de agua caliente sanitaria, equipamiento de cocina y varios electrodomésticos, y los aparatos con una menor penetración son los de aire acondicionado, presentes en “sólo” la mitad de los hogares.

De media, cada hogar cuenta con 6,7 aparatos de los encuadrados en la “gama marrón”, una media que es ligeramente superior (de 7,05) en las viviendas unifamiliares y también en los hogares del litoral mediterráneo (6,85).

Entre esos electrodomésticos, el “rey” es la televisión, presente en prácticamente todos los hogares españoles, seguido por el microondas, los aparatos de dvd, seguido de los ordenadores, las cadenas de música o los videojuegos.

Y, según la misma fuente, en cada hogar existe por ejemplo una media de 1,6 televisiones con sistema de “reposo” o “standby” que requieren del usuario el “esfuerzo” suplementario de apagarlas para que su consumo sea nulo mientras no se están viendo.

Además, una gran parte de esos televisores utilizan un descodificador externo de TDT, y desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han observado que este pequeño aparato consumen prácticamente la misma energía cuando se está utilizando que cuando se encuentra en posición de “reposo”.

Los datos del IDAE ponen de relieve también que el número medio de bombillas en cada hogar ronda los 23, que ese número es mayor también en el área mediterránea que en la España continental y que es también mayor en las viviendas unifamiliares que en los pisos.

Entre esas bombillas, son más abundantes las convencionales, aunque las de bajo consumo han conseguido durante los últimos años importantes cotas de entrada en los hogares y en cada uno de éstos hay una media de 7 bombillas de estas características.

Todos, organizaciones de consumidores y organismos públicos, coinciden, tras poner de relieve el elevado porcentaje de la factura achacable al consumo “fantasma”, en que la solución, cuando el aparato no incorpora la opción del apagado completo, es incorporar un enchufe adicional entre ese pequeño electrodoméstico y la conexión a la red.

Para educar a los ciudadanos en esos hábitos que pueden contribuir a reducir el consumo y el impacto medioambiental han proliferado durante los últimos años iniciativas, sobre todo en Internet, y entre ellas el sitio “Hogares Verdes”, dirigida, según sus promotores, a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos.

Y el sitio virtual recibe a sus visitantes con un significativo proverbio chino: “Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa”.

Fuente: EFE

Read Full Post »