Feeds:
Entradas
Comentarios

Ultimamente, la energía geotérmica vuelve a estar de actualidad. En esta entrada de la web de erenovable resumen de una forma simplificada los pros y contras de esta tipo de energía.

Una de las fuentes energéticas que es muy poco aprovechada es la Energía Geotérmica, que tal como su nombre nos está indicando, es aquella que tiende a aprovechar el calor proveniente del centro de La Tierra, el cual tiene diferentes orígenes, entre los que se destacan:

  • Gradiente geotérmico: Una proporción en la que a cierta distancia desde la superficie a nivel del mar, hacia el interior, se aumenta 1ºC
  • Calor radiogénico: Relativo a la energía interna de la materia, generando calor por el decaimiento de distintos isótopos.
  • Yacimientos geotérmicos: Son simplemente puntos en el mapa donde encontramos una mayor concentración de esta energía, por cuestiones absolutamente naturales y variables en un lapso de tiempo.

 

Utilizaciones

  • Aprovechamiento directo del calor: para fines industriales o en las conocidas aguas termales.
  • Calefacción y calentamiento del agua: Con el establecimiento de redes de agua.
  • Refrigeración por absorción: Requieren un equipo específico.
  • Generación de electricidad: Captando el calor y utilizando generadores se pueden alimentar ciudades enteras, aunque para ello requieren una gran inversión.

Ventajas

  • Luego de realizada una inversión inicial para la infraestructura, suponen un gran ahorro económico como energético.
  • Su explotación no emite sonido alguno (no produce contaminación acústica)
  • Al explotar un yacimiento geotérmico, el costo siempre es local o regional
  • Al no utilizar depósitos ni represas, ocupa un menor terreno
  • Menor emisión de CO2 respecto a la obtención de energía por combustión

Desventajas

  • En algunos yacimientos se desprende ácido sulfhídrico, nocivo para la salud y hasta causante de muerte (en grandes cantidades)
  • Contaminación de yacimientos acuíferos
  • Deterioro del paisaje por contaminación térmica
  • No permite ser transportada
  • Poca disponibilidad

Habiendo enumerado su utilidad, ventajas y desventajas, es notorio llegar a la conclusión de que para su aprovechamiento se requiere una gran inversión inicial, sobre todo para los recaudos que deben ser tomados para evitar daños al paisaje y a la salud.

Fte: erenovable

 

Anuncios

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado este viernes finalizar todas las interconexiones necesarias para completar el mercado interior de la energía en 2014 y garantizar que ningún Estado miembro quede aislado de las redes europeas de gas y electricidad después de 2015.

En la actualidad, sólo el 3 por ciento de la electricidad de la UE se comercializa a través de las fronteras.

No obstante, los Veintisiete no han comprometido fondos públicos nuevos para lograr estos objetivos pese a que según los cálculos de Bruselas se necesita 1 billón de euros de inversión en infraestructuras energéticas de aquí a 2020 para garantizar la seguridad de suministro.

Sólo para completar los proyectos prioritarios, entre los que se encuentran las interconexiones eléctrica y gasista de España con el resto de Europa, se necesitan al menos 19.000 millones de euros para gaseoductos y 6.000 millones para red eléctrica antes de 2013.

Los líderes europeos quieren que la gran mayoría de este dinero venga del sector privado y no contemplan que el nuevo marco presupuestario de la UE para el periodo 2014-2020 consagre más ayudas específicas para la energía.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha destacado que la UE se gasta ahora un 2,5 por ciento de su PIB anual en importar energía, 270.000 millones de euros para petróleo y 40.000 millones de euros para el gas. Completar el mercado interior aumentaría el PIB entre un 0,6 por ciento y un 0,8 por ciento, crearía 5 millones de puestos de trabajo y permitiría un ahorro de 100 euros al año a los ciudadanos.

Los Estados miembros se comprometen a facilitar la inversión en renovables y en “tecnologías seguras y sostenibles con bajas emisiones de CO2”. Esta referencia ha sido interpretada como un respaldo implícito a la energía nuclear, aunque no se menciona directamente en las conclusiones. También reclaman acelerar los esfuerzos para lograr la meta de un ahorro energético del 20 por ciento de aquí a 2020, ya que de momento no se avanza a buen ritmo.

Otro de los objetivos de la UE es reducir la dependencia respecto a Rusia, que ya ha provocado cortes de gas un par de inviernos a varios Estados miembros por las disputas de Moscú con Ucrania. Para ello, Bruselas apuesta por impulsar el denominado ‘corredor sur’, que permita traer gas directamente del mar Caspio.

Fte: Econoticias

 

Un edificio de 10 viviendas en Panes (Asturias) es el primer destino de una caldera de biomasa comunitaria de 90 kW comercializada e instalada por Fagor. La compañía da así un paso más en su apuesta comercial por la línea de estufas y calderas de biomasa y apunta a que próximamente se llevará a cabo una instalación similar a la de Asturias en la Comunidad Valenciana.

A través de su línea Fagor Confort, la compañía del grupo Corporación Mondragón comercializa e instala equipos para la producción de calor a partir de fuentes renovables de energía. Entre ellos están, además de los sistemas de solar térmica, las estufas y calderas domésticas de biomasa de fabricantes austriacos e italianos, entre otros, que distribuyen en España.

El modelo de caldera instalado (PEK-90) es de fabricación austriaca (ETA Heiztechnik), la potencia es de 90 kW, tiene un silo de lona prefabricado y está totalmente automatizada (limpieza y extracción de cenizas, carga de aspiración y centralita de control). En la construcción han participado Jesús Martínez Construcciones y la instaladora Evasa. Según Francisco Rubio, ejecutivo de ventas de Biomasa de Fagor, ‘las prestaciones de nuestros equipos y el servicio de ingeniería y asesoramiento que ofrecemos han sido los motivos principales por los que hemos sido elegidos para estar en este proyecto”.

En las mismas declaraciones, Rubio adelantaba que “estamos seguros de que nuestra experiencia en el aprovechamiento de las energías renovables para el hogar nos seguirá ofreciendo oportunidades como esta’. Y así será, porque, según ha informado la empresa a Energías Renovables, está muy avanzada la instalación de una caldera de similares características en otro edificio de viviendas en la Comunidad Valenciana, aunque no han detallado su ubicación exacta.

Fte: Energias-Renovables.

Los precios de la electricidad se encarecerán aproximadamente un 35% respectos a los actuales entre 2020 y 2025 en la Unión Europea debido, entre otros aspectos, al coste de ejecución de los actuales programas de inversión en el sector, según un informe de la patronal eléctrica del continente, Eurelectric.

En concreto, este encarecimiento se deberá por un lado al coste de la instalación de nuevas tecnologías que permitan el desarrollo de un sector eléctrico neutral en carbón, entre ellas las renovables, y, por otro, al aumento de los precios de tonelada de CO2, que penalizan a las fuentes más contaminantes.

Los resultados del informe aparecen recogidos en el último boletín de Unesa, en el que el jefe de división de análisis financiero de la patronal eléctrica, Ignacio Martínez del Barrio, pide un esfuerzo regulatorio para afrontar los retos futuros.

En concreto, alude a la necesidad de que la regulación garantice ingresos suficientes tanto a los generadores de electricidad como a los que presten apoyo para evitar los problemas relacionados con las variaciones de un parque de renovables intermitente.

Además, pide que los precios transmitan las señales adecuadas a los consumidores, de modo que los usuarios no sólo paguen el coste real de la electricidad, sino que también puedan beneficiarse de los nuevos recursos tecnológicos y racionalizar su consumo.

Fte: Econoticias

 

La empresa Tecnalia ha iniciado una línea de investigación para aprovechar la energía del sol que se acumula en el pavimento.

Según ha informado en un comunicado, el sistema consiste en aprovechar la energía térmica acumulada en el pavimento por radiación solar, mediante el transporte de un fluido a través de tuberías por debajo del mismo. Este método de aprovechamiento energético podría ser considerado como “un captador solar integrado en el pavimento”.

El citado sistema puede ser implementado bajo cualquier superficie pavimentada expuesta a radiación solar, como carreteras, aparcamientos, o aeropuertos. Los pavimentos asfálticos pueden llegar a calentarse hasta 70 grados centígrados durante días de fuerte irradiación solar. Dada la gran superficie pavimentada disponible, la recuperación de energía “ofrece un gran potencial”, ha señalado Tecnalia.

Integrando el sistema desarrollado con un almacenamiento térmico y una bomba de calor, la energía térmica acumulada puede ser utilizada en aplicaciones de baja temperatura, tales como la climatización de edificios, polideportivos, piscinas, o agua caliente sanitaria.

Otra aplicación potencial del sistema es su utilización en invierno para mantener la temperatura del asfalto por encima del punto de congelación, previniendo la formación de hielo en carreteras. “Además del beneficio para la seguridad vial, también se disminuye la cantidad de sal utilizada para este fin”, ha detallado.

El sistema supone una reducción en el consumo de combustibles fósiles, así como un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, aprovechando una fuente de energía renovable. Además, se disminuye el mantenimiento necesario en carreteras. Tanto en invierno como en verano se mantiene una temperatura más estable del firme, lo que reduce la formación de grietas y surcos en los pavimentos, con la consecuente reducción en el mantenimiento de los mismos.

Fte: Econoticias

 

Según los estudios publicados hoy por Greenpeace y la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA), las inversiones mundiales en tecnología solar fotovoltaica podrían duplicarse desde los 35-40.000 millones de euros actuales hasta unos 70.000 millones de euros en 2015. Las inversiones estimadas solamente en la Unión Europea podrían elevarse desde los 25-30.000 millones de euros actuales a unos 35.000 millones de euros en 2015.


El informe de prospectiva dedicado a la energía solar fotovoltaica, Solar Generation 6 (1), pronostica que esta tecnología podría suministrar el 12% de la demanda eléctrica europea para 2020, y hasta un 9% de la demanda eléctrica mundial para 2030.

Greenpeace explica que, mientras Alemania ha instalado unos 8.000 MW de energía solar en 2010, e Italia unos 7.000 MW, en España el Gobierno no permite que se instalen más de 500 MW al año, y en vez de favorecer las inversiones ahora penaliza a los que invirtieron en años anteriores.

“El Gobierno español está actuando con la energía solar al revés que los demás. Parece como si aquí nos sobrase el petróleo y no tengamos necesidad de aprovechar el sol que recibimos gratuitamente cada día”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace España. “Las compañías eléctricas españolas quieren acabar con el éxito de la energía solar, y el Gobierno está haciendo todo lo posible por complacerlas, desde el reciente decretazo hasta el pacto energético”.

“Nuestro objetivo es hacer de la tecnología solar fotovoltaica una de las principales formas de generación eléctrica, mediante políticas de apoyo a un coste optimizado para los consumidores” (2), ha declarado Sven Teske, experto energético de Greenpeace Internacional. “La fotovoltaica es una tecnología clave para combatir el cambio climático; nuestra investigación muestra que crea de 35 a 50 empleos por cada tonelada de CO2 ahorrada y aumentará la seguridad del suministro energético al reducir la dependencia de las importaciones de energía en Europa.”

Ingmar Wilhelm, Presidente de EPIA, ha declarado: “La tecnología solar fotovoltaica ha logrado, desde hace ya muchos años, cada vez más eficiencia energética y mayores reducciones de costes. Las predicciones de coste actuales, debido a las economías de escala por el aumento de la potencia instalada en el mundo, que totaliza unos 40.000 MW en 2010, muestran que la tecnología está a punto de lograr un hito económico.”

“Queremos hacer visible esta importante fase de la competitividad en costes, y la EPIA prepara una hoja de ruta realista para cada país con conceptos claros sobre mecanismos de mercado que permiten un tratamiento equitativo de todas las fuentes de electricidad”, ha añadido el presidente de EPIA.

El informe estima que la potencia instalada de energía solar fotovoltaica en el mundo aumentará desde los al menos 36 GW de finales de 2010 hasta cerca de 180 GW para 2015. La potencia instalada en Europa se espera que aumente desde unos 28 GW en 2010 hasta casi 100 GW para 2015, y tiene capacidad de alcanzar hasta 350 GW a escala mundial para 2020, lo que ahorraría 1.400 millones de toneladas de CO2 en el mundo y 220 millones de toneladas dentro de la UE cada año. (3)

Además de sus beneficios ambientales, la energía solar ha demostrado ser una forma sostenible de afrontar las preocupaciones sobre la seguridad energética y los volátiles precios de los combustibles fósiles, así como un factor sustancial de desarrollo económico. La industria fotovoltaica, que ya emplea a unas 300.000 personas, podría dar empleo a unos 600.000 trabajadores para 2015, y tiene capacidad de aumentar esta cifra a 1,6 millones en 2020 si se mantiene un apoyo efectivo generalizado.

Fte: Ecoticias

Informe Greenpeace Fotovoltaico 2010


Esta pregunta nos la hacemos cada mes cuando nos llega el recibo de la luz. La respuesta no es fácil ni simple, ya que la causa de las recientes subidas es algo tan complejo como el llamado “déficit tarifario”, o en otras palabras la diferencia entre lo que cuesta la electricidad y lo que pagamos por ella.

La pregunta realmente es cómo es posible que exista ese déficit. El motivo es que el Gobierno es el que fija año tras año la tarifa que determina lo que pagamos por la electricidad la mayoría de los consumidores. Desde el año 2000, los sucesivos Gobiernos del PP y PSOE han establecido unas tarifas inferiores a lo que ha costado suministrar la electricidad. Aunque parezca que esto beneficia a los consumidores en realidad no es así, ya que el déficit se convierte en una deuda que contraemos sin quererlo con las eléctricas, y quedamos obligados a pagarla con intereses, mediante un recargo en la factura de la luz, durante 15 años, de forma que, a largo plazo, pagaremos más.

Como el déficit ha seguido creciendo como una bola de nieve, resulta imposible mantener las tarifas falseadas a la baja, y de ahí la subida que hemos visto y las que vendrán. Pero en vez de reconocer el error acumulado, el Gobierno ha pretendido justificar la subida tratando de echarle la culpa a quien no tenía nada que ver, las renovables. El problema del déficit se generó independientemente de las renovables y antes de que éstas tuvieran ningún peso significativo, y la verdad es que por mucho que se reduzcan las primas a las renovables el recibo seguirá subiendo.

Otra cuestión fundamental es que, aunque se corrija el déficit de tarifa, la tendencia del coste de la energía primaria es a subir, mientras dependamos de fuentes caras, sucias, que en su mayoría importamos y cuyos precios vienen marcados por mercados internacionales que no controlamos. Para librarnos de esa tendencia lo que necesitamos son precisamente energías renovables y autóctonas, con las que a la larga iremos teniendo un menor coste de generación, por el doble factor del avance de la tecnología y el menor uso de combustibles fósiles

Y si lo que queremos es pagar menos, lo que hace falta no es poner el kilovatio-hora artificialmente barato, sino incentivar -con programas específicos de ahorro, eficiencia y gestión de la demanda- a que haya un menor consumo. Además, debe haber un sistema de tarifas progresivas, donde el precio sea proporcional al consumo, premiando al eficiente y penalizando al derrochador.

Existen muchos otros temas discutibles en torno al recibo de la luz, por ejemplo las subvenciones a las energías sucias, que nos podríamos ahorrar, o si debe ser siempre el consumidor doméstico quien pague el kWh más caro.

En el fondo de todo subyace la necesidad de un cambio de modelo energético, hacia una cultura de servicios donde no se trate de consumir más energía y más barata, sino de satisfacer las necesidades con el mínimo de energía y de una forma más eficiente.

Fuente: Alicia Cantero, campaña de Energía de Greenpeace