Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mix energétitico’

Interesante artículo sobre la problemática existente en España del total de potencia instalada frente a la real consumida.

Una vez finalizado el año 2010 podemos hacer balance del sistema eléctrico español. En qué punto estamos, hacia dónde vamos, qué tipo de tecnologías energéticas tenemos, cuál ha sido la cesta energética de nuestro país en el último año, etc. Todas estas cuestiones se disipan cuando Red Eléctrica Española publica su “Avance del Informe 2010 sobre el Sistema Eléctrico Español“, que pueden ustedes consultar en el siguiente enlace.

Analizaremos en este artículo las estadísticas referentes a la potencia instalada, tanto en el régimen ordinario como en el especial, en la totalidad de España. Conviene aclarar que cuando se trata de estadísticas sobre producción eléctrica hay veces que los números bailan dependiendo de cómo se traten. No es que los datos estén mal o que haya mala fe. Simplemente sucede que las estadísticas se separan en Sistema Peninsular y Sistemas Extrapeninsulares, surgiendo de este modo las discrepancias. Generalmente se toman los datos peninsulares únicamente y luego se dice que son los datos de España. Error, puesto que las tecnologías de generación presentes en Canarias y Baleares, por ejemplo, deben ser también tenidas en cuenta.

Según los datos de Red Eléctrica, el año 2010 finalizó con una potencia instalada de 103.086 MW. Si uno no está acostumbrado a tratar con estas magnitudes es posible que este número no le diga nada, pero si esta potencia produjera de forma constante se podría encender una bombilla de bajo consumo por cada uno de los habitantes del planeta (casi 7000 millones). La potencia instalada creció un 4.1% con respecto al año 2009, viniendo ese aumento dominado fundamentalmente por la entrada en funcionamiento de 3200 MW de ciclos combinados de gas, 1700 MW de eólica y 550 MW de energía solar. Nótese que hablamos de potencia instalada, que no tiene absolutamente nada que ver con la energía producida, de eso hablaremos específicamente otro día. Para que se hagan una idea, podemos tener instalados miles de MW de potencia eólica, si el viento no sopla no producirán ni un triste MWh de energía. La diferencia entre potencia instalada y energía producida es evidente, pero hay que admitir que se convierte en sutileza cuando se traslada a la opinión pública. Cuando se habla de renovables siempre se habla de potencia instalada, pero casi nunca de energía producida, siempre se habla de MW, pero nunca de MWh…piensen en ello.

Volviendo a la potencia instalada, Red Eléctrica nos proporciona también los datos correspondientes al día de máxima demanda de potencia eléctrica del año. Éste tuvo lugar en algún momento entre las 7 y las 8 de la tarde del 11 de Enero, cuando los españoles demandamos 44.122 MW.

Fíjense ustedes en un detalle. El momento del año en el que más potencia hemos demandado en España ésta fue de unos 44.000 MW, mientras que la potencia instalada superó (al finalizar el año) los 100.000 MW, más del doble. Es decir, tenemos un sistema eléctrico claramente sobredimensionado. La sobredimensión es necesaria para el sistema, necesitamos un exceso de potencia preparada en caso de que haya algún problema. Imagínese que tiene usted la potencia justa instalada, si una central deja de funcionar por cualquier motivo no podría usted abastecer toda la demanda y tendría apagones. El sistema eléctrico debe estar sobredimensionado, pero obviamente no tanto, en España nos hemos excedido y los excesos se pagan (en millones de euros).

En nuestro sistema eléctrico tenemos 25.000 MW de eólica y solar. Tenemos, además, otros 26.000 MW de ciclos combinados de gas que tienen que estar ahí, entre otras cosas, por si no sopla el viento o es de noche. Tenemos potencia duplicada porque un sistema con tanta penetración de renovables necesita un respaldo debido a su intermitencia. El resultado de esto es que las centrales de gas (debido a que se da prioridad a las energías renovables) están funcionando muchas menos horas de las previstas en los cálculos de amortización de capital y es más que probable que algunas de ellas no puedan recuperar las inversiones -cosa que en realidad no me preocupa demasiado porque los dueños de las centrales de gas son los mismos que los dueños de los molinos-. Pero seamos objetivos, llegado el momento comenzarán a protestar porque las decisiones energéticas del Gobierno les han impedido recuperar sus inversiones y acabaremos pagando los de siempre. Sobre este particular también hablaremos largo y tendido en posteriores artículos.

Al finalizar el año 2010, la cesta energética que teníamos en España era la siguiente:

Desglose de las tecnologías de generación de la cesta energética española en 2010. Elaboración propia con datos del Avance 2010 de Red Eléctrica Española.

Como podemos observar, la tecnología de ciclos combinados de gas es la que mayor peso tiene en nuestro mix energético, seguida de la eólica y la hidráulica. Cabe mencionar que la energía eólica apenas tenía 2.000 MW instalados en el año 2000, multiplicando su presencia por 10 en apenas 10 años. El carbón (cuyo peso ha bajado un 30% con respecto a 2009) es la siguiente tecnología y el resto del régimen especial la sigue muy de cerca con casi un 10% del total. El fuel/oil con apenas un 6% está en fase de desaparición paulatina, quedando restringido básicamente a los sistemas extrapeninsulares (sobre todo a Canarias). En la cola del pelotón se encuentran la energía nuclear, con únicamente un 7.5% del total de la cesta y la energía solar (básicamente fotovoltaica) con un 4% del total.

En definitiva, tenemos un sistema eléctrico en el que casi el 25% de la potencia instalada son renovables intermitentes, poco fiables y muy caras (como veremos). Otro 16% son energías renovables baratas (hidráulica) pero muy dependientes de las precipitaciones anuales. Por todo esto tenemos casi un 30% de gas natural, una parte para operar en base y el resto por si las renovables deciden borrarse del mapa. Tenemos carbón, que si nos obligan a quemar el nuestro también nos sale muy caro. Por último tenemos un 7.5% de nuclear, cuyo porcentaje en el mix disminuye cada año puesto que no se instala ni un MW nuclear desde 1988.

Nuevamente me gustaría hacer especial hincapié en el hecho de que estamos hablando de potencia instalada y no de energía producida, diferencia que se hará claramente patente cuando comparemos las energías producidas por cada una de las tecnologías de nuestro mix (especialmente cuando comparemos el 4% solar con el 7.5% nuclear).

Fte: http://www.desdeelexilio.com

 

 

Anuncios

Read Full Post »